13 junio 2016

SINERGIA



Si la mujer de la gabardina hubiera respetado el semáforo en rojo no hubiera coincidido con ellos dos.
Entró en el bar de al lado de la farmacia que debía vigilar poco después que ellos. Por casualidad se colocó en la barra a sus espaldas. Casi a la vez pidieron café.
La mujer de la gabardina oyó cuatro frases. 
Cuatro frases que le dieron la información necesaria para desplegar el operativo. 
Tres hombres vestidos de azul oscuro y un dorsal amarillo eléctrico entraron en la farmacia mientras varios furgones rodeaban la manzana.
MJGuallart
23/04/16

No hay comentarios:

Publicar un comentario