23 mayo 2016

EL NOGAL



Las nueces rodaron hasta la escalera que llevaba al desván.
La gobernanta no pudo contener el grito que hizo temblar todas las paredes: don Santiago, el huésped más antiguo del hotelito, yacía en mitad de la escalera. La cabeza vuelta hacia la pared. Un hilillo de sangre se escapaba entre la comisura de sus labios. Sus ojos abiertos dirigían la mirada hacia el mismo punto que su dedo índice de la única mano que había tenido capacidad de movimiento antes de morir. 
El óleo que reproducía el nogal centenario de la casa, el que con sus frutos había sido el cimiento de la gran fortuna de sus jefes no estaba en su lugar. 
MJGuallart


 Código de Registro 
Safe Creative: 1605237829982

1 comentario:

  1. La solución en otro momento...
    A.I.

    ResponderEliminar