14 febrero 2016

Un beso




            Fue un largo beso. Si alguien le hubiera visto en aquel momento no hubiera imaginado a quién estaba besando el antropólogo.
            La descubrió en el interior de una cueva de las montañas de la Media Luna. En una caja de metal como la de las galletas de mi abuela. Estaba a medio enterrar cubierta de musgo y lo único reconocible fue el brillo de una de las esquinas  cuando de forma casual la linterna la enfocó. Con cuidado retiró la tierra que la cubría, con más cuidado todavía abrió la caja. Un vuelco le dio el corazón. Allí estaba. La había buscado durante doce años. La había encontrado aunque sabía que no podía poseerla. Aun así la cogió con una mano mientras con la otra mano, como si la acariciara, le quitaba el resto de arena que quedaba.
            A lo lejos se oyó un aullido. Su corazón latía fuerte. Luggral-Lu, la diosa de lobos estaba en sus manos. Se acordó de lo que tradición decía de las representaciones de las diosas celtas. Éstas provocaban ciertas alucinaciones. Solo los soldados gralims podían mirarla de frente y aquél que osara mirarla y no fuera uno de sus soldados oiría sus aullidos hasta la muerte.
       La miró. Volvió a besarla. Construyó un pequeño altar de piedras donde la depositó. Despues se arrodilló frente a ella para realizar el ritual de los hombres soldado. Su deseo había sido cumplido.
MJG
Código de registro: 1602156580468

No hay comentarios:

Publicar un comentario