27 mayo 2011

EL CAZADOR CAZADO

Desprendida de un milano muerto fue a clavarse en el único ojo sano del cazador. En el otro, una pieza de metal ocultaba el iris. El clavo dolía, pero menos que la pluma. Se lo tenía merecido.
Coque Guallart
Mayo 2011